Centro Asturiano de Oviedo

KÁRATE

La Escuela de Kárate, desarrolla una actividad de formación desde temprana edad, con cursos de iniciación, hasta la escuela superior sin limite de edad ni de nivel adquirido. Cuenta con cerca de un centenar de alumnos que practican la disciplina de una manera constante y evolutiva.

Al hablar de karate, hablamos de una filosofía de vida, siendo un arte marcial que cultiva el espíritu y el cuerpo, ayudándonos a afrontar los retos diarios.

Centro Asturiano de Oviedo
Centro Asturiano de Oviedo

El objetivo de la escuela de kárate, es formar a los alumnos en diversas habilidades como la velocidad, la fuerza y la técnica; pero también en todas y cada una de las bases del arte marcial como el respeto, la disciplina y la constancia.

Nuestra escuela lleva desarrollando la disciplina en el CAO hace más de 30 años, con gran tesón por parte de nuestro Sensei tanto en las enseñanzas como en la organización de eventos deportivos.

El Kárate es un deporte muy completo: se realizan movimientos con todas las partes del cuerpo, con técnicas al aire y hacia un compañero. A la hora de entrenar, trabajamos fundamentalmente tres modalidades:

  • Kihon (técnica básica)
  • Kata (movimientos y técnicas en un orden preestablecido)
  • Kumite (aplicando estas técnicas hacia un compañero)

No hay que tener miedo a lesionarnos, estamos muy bien protegidos para poder practicar sin tener miedo a hacernos daño, y siempre, siempre, siempre con respeto al compañero. En competición, para diferenciar a los competidores, uno se coloca protecciones rojas y otro azules. Todo Karateka tiene que conocer el nombre de diferentes partes del cuerpo en japonés. Además, es muy útil, porque muchas técnicas se basan en estos nombres.

Centro Asturiano de Oviedo

LO QUE DEBES SABER SOBRE LA ESCUELA DE KÁRATE

  • Coordinador/Delegado de la Sección: Eduardo Pintado García
  • Entrenador: Eduardo Pintado García
  • Director Técnico: Francisco Javier Muñiz Fuente
  • Delegada Administrativa: Itziar Gutiérrez Tamargo
  • 17 €/mes – 42 €/trimestre
  • 3er integrante abona el 50%
  • Lugar: Gimnasio-edificio
  • Grupos: 14 máximo
  • 25 €/mes – 66,50 €/trimestre
  • Lugar: Gimnasio-edificio
  • Grupo: 14 máximo

Pre-Kárate

  • Sábados y domingos de 10:15 a 11:15h / 11:15 a 12:15h

Iniciación

  • Sábados y domingos de 12:15 a 13:15h

Perfeccionamiento

  • Sábados y domingos de 13:15 a 14:15h

Equipo de competición

  • Martes y jueves de 21:15 a 22:30h

 

 

  • Durante la temporada, se van programando cursos tanto de kata como de kumite.
  • La realización de dichos cursos es los domingos en horario de 11:00 a 12:15 h, previo a la clase de iniciación infantil
  • La convocatoria a dichos cursos se realiza mediante los grupos de whatsapp existentes de cada una de las clases, la misma semana en que se realizan. No es preciso la confirmación.
  • En la convocatoria se indica la modalidad del curso (kata/kumite) y si hubiese alguna indicación a partir de que cinturón se puede asistir
  • Dada la importancia que supone el saber competir, a la hora de avanzar en niveles de cinturón, se recomienda a todos los alumnos asistir al máximo número posible de cursos que se realicen.
  • Se ruega puntualidad y predisposición al aprendizaje de todos los asistentes.
  • Los alumnos que dispongan de material de competición (cinturones, bucal, protecciones, etc.) se ruega acudan a los cursos equipados.
  • Los cursos de competición no tienen ningún coste adicional en la cuota, son gratuitos.
  • La clave del éxito educativo y personal puede basarse en la siguiente formula, o cualquier otra similar: V = ( C + H ) x A
    • V= el valor como personas
    • C = conocimientos, nuestra preparación
    • H = habilidades que poseemos, experiencia que vamos adquiriendo
    • A = Actitud que tenemos
    • Por tanto, si tenemos en cuenta la formula, se ruega que los asistentes estén dispuestos con su ACTITUD a una mejoría constante y predisposición al aprendizaje.

El uniforme de práctica (gi) empleado en el karate es el karategi, (gi = traje) compuesto por una chaqueta, pantalones y un cinturón. Actualmente existen dos tipos de karate-gi para competición: el de kumite o combate, que es más ligero, y el de katas o formas, que es más grueso y pesado.

Obi (cinturón o cinta)

La existencia de cinturones varía de unos estilos a otros, pero por lo general suelen ser reconocidos: los llamados grados Kyu o cinturones de nivel inferior, e intermedio y los Dan o cinturones negros superiores.

Se establecieron los grados kyus o cinturones de nivel inferior que comienzan con el blanco para los principiantes. Con el aprendizaje progresivo de las técnicas se va subiendo de nivel y va cambiando el color del cinturón. Al blanco (Rukkyu) le siguen, por orden de menor a mayor, el amarillo (Gokyu), el naranja (Yonkyu), el verde (Sankyu), el azul (Nikyu), el marrón (Ikkyu) y, por último, el negro (Kuroi).

Los cinturones intermedios se dan a los alumnos que tienen poca edad porque aprenden más lentamente y el hecho de poder examinarse de estos cinturones evita su aburrimiento al tener que esperar para pasar de un cinturón a otro.

La Federación Mundial de Karate (WKF) establece como requisito el tener una edad mínima de 16 años para estar en posesión de primer dan.

Una vez se es cinturón negro, se sigue aumentando progresivamente en grados, llamados danes. La numeración es ascendente, de primer a décimo dan: 1er. dan (Shodan), 2º dan (Nidan), 3er. dan (Sandan), 4º dan (Yondan) y 5º dan (Godan). De ahí en adelante, en la normativa actual de algunos estilos el color del cinturón cambia, pasando a ser: 6º dan (Rokudan), 7º dan (Sichidan) y 8º dan (Hachidan) de color rojo-blanco, mientras que el 9º dan (Kudan) y el 10º dan (Judan) pueden ser de color rojo, que es el último nivel existente.

Saludos y cortesías

Antes de comenzar la práctica y al terminarla, y también antes de comenzar un ejercicio específico, se realizan sencillos Rei (saludos) como ritual, con el fin de que los practicantes interioricen los valores de cortesía y respeto por los demás. Estos saludos consisten en inclinaciones del tronco sentados o de pie, hechos en grupo o por parejas según el momento, y al entrar y salir de la clase o el tatami. A veces se acompaña el saludo con la expresión «¡Oss!«. Algunos de esos saludos son:

  • Seiza: arrodillarse sentado sobre los talones
  • Za rei: saludo de ceremonia
  • Shomen ni rei: saludo al frente
  • Shihan ni rei: saludo a los grandes maestros (presentes personalmente o en una foto)
  • Sensei ni rei: saludo de los alumnos a los maestros.
  • Otagai ni rei: saludo de unión entre todos.

Además en las enseñanzas de karate hay que respetar ciertas normas como esperar a la orden del instructor para dar por finalizado un ejercicio o realizar ciertas acciones, no conversar en la clase, prestar atención siempre que el instructor explique algo, tener siempre una actitud constructiva cuando se hable, etc.

Kihon o movimientos básicos

Series de técnicas básicas ejecutadas por separado o en combinación con otras, en varias direcciones, ejecutadas al aire de forma fluida o con fuerza o contra implementos, como el saco, los guantes de foco, etc.

Se busca mejorar la alineación corporal, tomar conciencia del alcance de las diferentes técnicas, desarrollar coordinación lineal y cruzada, tomar conciencia de la sinergia muscular necesaria de los grupos musculares específicos a ser usados en cada técnica, desarrollar los reflejos y la velocidad de reacción, desarrollar la flexibilidad gestual, reforzar el condicionamiento neural motriz, trabajar de diferentes maneras la respiración, desarrollar la intención emocional, además de potenciar la autoconfianza.

Después del Kihon se pasa a aprender Kata, que son secuencias preestablecidas de esas técnicas, elaboradas por maestros para practicar un subestilo de autodefensa dentro del karate o aspectos concretos del mismo

Kata o forma

Kata significa «forma». A nivel básico, se toma como una sucesión de técnicas de defensa y ataque enlazadas y coordinadas contra uno o varios enemigos imaginarios. Siempre siguiendo el embusen: la línea imaginaria para realizar el kata.

Todo el volumen de técnicas, tácticas y algunos apartados de acondicionamiento físico para la práctica de esta arte marcial se encuentran resumidos en los katas. El kata es la base, el fundamento del entrenamiento clásico del karate como arte marcial y método de defensa personal civil. Deben ser decodificados, interpretados, practicados y aplicados mediante la práctica del bunkai.

Durante la competición, en la modalidad de katas se enfrentan dos contrincantes. Cada uno llevará un cinturón de color rojo y azul. El color del cinturón se sortea antes de la competición, siendo totalmente independiente del grado de los participantes. El participante Aka (rojo) será el que ejecute su kata primero, y Ao (azul) ejecutará su kata en segundo lugar. El jurado valorará y comparará ambas ejecuciones y el ganador se decidirá por el número de banderas levantadas. Pueden ser tres o cinco árbitros, el que reciba mas banderas a favor será el vencedor. Si uno de los dos participantes se equivoca durante su ejecución será directamente eliminado, ganando así el oponente.

En el caso de competición por equipos, serán tres personas por equipo, se observan, entre otros: la sincronía de los participantes, la explosividad y la secuencia técnica. Sólo el karateka en el centro del grupo indicará el nombre del kata y dará la orden de comenzar,

Kumite o combate

Kumite significa «entrelazar/ cruzar / unir las manos» o «combate». Es la aplicación práctica de las técnicas a un enfrentamiento contra un oponente real.

En el karate actual, existen varios tipos de combate , o kumite, según sea la finalidad de la práctica, sea tradicional o deportiva, así:

  • Kihon kumite, o combate de aprendizaje y corrección técnico- táctica, preestablecido por pasos, generalmente realizado en parejas.
  • Bunkai Kumite o combate semi-libre de estudio y aplicación, con intención práctica y realista de las técnicas para defensa personal, incluidas en los katas.
  • Shiai kumite, o combate deportivo o de competición, golpeando solo con superficies de impacto permitidas, con equipamiento como guantes y botines, y en áreas de contacto válidas que limitan el impacto de las técnicas, donde se busca «marcar» de forma explosiva pero no golpear.
  • Shiai kata bunkai Kumite, o combate basado en coreografía y acrobacia deportiva usado en las competiciones de forma o «kata» en grupo donde se recrean de forma artística los movimientos tradicionales.
  • Shiai Ju Kumite, o combate deportivo a pleno contacto, en competiciones donde el reglamento permite golpear buscando el impacto y la victoria por KO.
  • El desarrollo de los diferentes tipos de combate o kumite , se inició, por el kihon kumite, o combate de aprendizaje por medio de movimientos formales preestablecidos, este modelo fue desarrollado en Japón con base en el arte del sable o kendō.
  • Pudiéndolo ejecutar a varios niveles (alto) jodan, (medio) chudan, (bajo) gedan, (ushiro) desde atrás, (yoko) desde uno o ambos lados; alternando niveles, velocidades, uso de los pies y manos de forma alterna, por separado o de forma simultánea, incluyendo finalmente dentro del estudio del karate como Budo (arte marcial) a modo de semi-contacto, técnicas poco comunes como: agarres, lanzamientos, algunas luxaciones y unas pocas estrangulaciones, permitiendo el estudio y madurez técnica y emocional.
  • A su vez, desde la metodología el kihon kumite, o combate formativo Se divide en:
  • Ippon Kumite: combate a un paso / una técnica
  • Sanbon Kumite: combate a tres pasos / tres técnicas
  • Jiyu ippon Kumite: asalto libre a una técnica
  • Yakusoku Kumite: combate estudiado, con una coreografía preestablecida
  • Shiai Kumite: combate reglado (de competición), puntuado.
  • Jyu Kumite: combate libre, sin puntuación.

Con el fin de hacerlo más dinámico, en esta forma de combate le fueron dadas normas de puntuación, las cuales se reformaron en el 2011, posteriormente las técnicas se les dieron puntos así:

  • Yuko 1 punto
  • Waza ari 2 puntos
  • Ippon 3 puntos

Actualmente, permanecen dos modalidades de Kumite deportivo o Shiai kumite , o combate de competición: el Jyu Kumite, tiene una mayor difusión realizándose al punto o con contacto ligero.

Estos reciben el nombre de Shiai – Kumite. Se trata de combates entre dos deportistas con reglas, en el que cada contrincante debe anotar el mayor número de puntos, en un tiempo límite, intentando marcar algunas técnicas no letales, sobre el rival en zonas y con superficies de contacto permitidas. Con los requisitos de: buena forma, actitud vigorosa, deportividad, distancia correcta y tiempo adecuado. Generalmente los deportistas van protegidos por una serie de protecciones reglamentarias; como guantines, protectores bucal e inguinal, espinilleras y zapatones de espuma. El casco se usa para algunas categorías y modalidades.

Así, dos oponentes con cinturones de diferentes colores (rojo o azul) se sitúan en los extremos del tatami, y cuando se les da la orden, entran y saludan a los jueces y al rival esperando a que se dé la señal de comenzar el combate. Para ganar, los competidores deberán marcar el máximo de puntos posibles en un tiempo límite. Al finalizar el tiempo, y una vez declarada la victoria de uno de los competidores, estos saludarán al árbitro y luego se saludarán entre ellos mismos, dándose también la mano y despidiéndose al salir del Tatami.

Bunkai o análisis y desarrollo de aplicaciones

El término bunkai se refiere a la aplicación en combate o autodefensa de las técnicas incluidas en las formas o kata. En las escuelas clásicas del karate de Okinawa (como por ejemplo: Shorin Ryu, Goju Ryu, y Uechi Ryu) el bunkai, o porqué de la técnica (gesto) y la táctica (desplazamiento) son de vital importancia y ocupan una gran parte del tiempo de entrenamiento, además del trabajo de acondicionamiento físico. Sin estos aspectos, la comprensión de los kata quedaría incompleta. Sin embargo, para las escuelas tradicionales y modernas de karate-do provenientes del Japón, (como por ejemplo: Shotokan, Shito ryu, Wado Ryu, etc.) quienes poseen un mayor énfasis deportivo; el bunkai es un complemento de las formas o kata transmitido de forma repetitiva, sin profundizar, siendo menos importante y detallado, orientado hacia el cómo, en búsqueda de una ejecución técnica perfecta. Más en las escuelas provenientes de Okinawa se busca el desarrollo de los diferentes medios físicos de autodefensa para una situación de peligro real, es decir sin reglas. Actualmente el estudio del bunkai como medio de legítima defensa está recibiendo cada vez mayor atención en el mundo del karate occidental. Algunos de los pioneros más conocidos en esta faceta de la disciplina son: Patrick McCarthy, Harry Cook, Iain Abernethy, Ryan Parker, entre otros. Ya que en las últimas décadas la faceta de la defensa personal ha sido abandonada en muchas escuelas de karate-Do actuales, favoreciendo la formación del individuo y la orientación deportiva limitándose a la metodología del perfeccionamiento estético de los kata, el kihon, y al desarrollo del combate deportivo o kumite, sea a los puntos; o bien con contacto a similitud del kickboxing, como ocurre en el estilo Kyokushinkai.

El Bunkai como aplicación de las técnicas de básicas o «kihon» y de los movimientos pertenecientes a las formas o «kata» sirve para ajustar y adoptar el uso técnicas y tácticas reales (incluyendo por ejemplo: las patadas bajas, la alternancia entre posiciones altas y bajas, el uso de la mano en «hikite» en todos los golpes, haciendo un mayor énfasis en las combinaciones de golpes, luxaciones, estrangulaciones, golpes de mano abierta, y lanzamientos). Haciendo frente a un oponente palpable y no imaginario, haciéndose patente el estudio del propio rango o distancia, la potencia a aplicar, el manejo de la media distancia, el desarrollo de los reflejos, la precisión en los golpes, los desplazamientos, el uso de las posiciones en movimiento, etc. Elementos que en la práctica individual no pueden ser desarrollados con eficacia. Existe aún el estereotipo pedagógico según el cual, el kata es un combate imaginario contra varios atacantes, mientras que en la visión tradicional, generalmente, tal como decía el maestro Kenwa Mabuni, fundador del estilo Shito Ryu o tal como se practica en Okinawa; el kata se considera como una serie de movimientos seguidos hechos contra un mismo atacante que no se rinde o que no es fácil de reducir, que da pelea, que se resiste de forma hábil, que está vivo. Dado el carácter amplio del estudio de las katas y su bunkai, la posibilidad de varios atacantes también puede ser tenida en cuenta, pero originalmente no era el sentido principal de los kata. El Bunkai no deportivo se estudia (no son modelos coreográficos, sino un rompecabezas cinético) principalmente por parejas: por turnos uno hace de atacante y el otro aplica las técnicas del kata como defensa, primero poco a poco y progresivamente más rápido y fuerte; y con variantes progresivas en los contraataques y ángulos de ejecución. El estudio del bunkai no se limita a una o dos aplicaciones sino que se investigan las distintas posibilidades de cada movimiento, posición, y desplazamiento con el fin de aprender los principios que hacen del karate un arte de autodefensa eficaz y versátil. Algunos kata ofrecen movimientos simplificados pero su aplicación es diferente a lo que se aparenta. Otros ofrecen múltiples aplicaciones interpretando los movimientos a partir de los movimientos de los gestos básicos o Kihon. Gran parte de estas aplicaciones queda a la interpretación, comparación, exploración e investigación del karateka experimentado, con base en: la anatomía, la biomecánica, la fisiología y la psicología. Contemplando las diferentes técnicas de golpeo, luxación, lanzamiento, derribo, sujeción, uso de los puntos vulnerables, y el conocimiento y representación de las fases de escalación del conflicto. Así el practicante puede darse cuenta que la defensa personal se trata de proteger a sus seres queridos, y sobre todo de evitar el conflicto o de sobrevivir a este, por encima del propio ego.

Hojo Undo o acondicionamiento del cuerpo

El Hojo Undo se refiere a una serie de instrumentos y prácticas corporales (ej: kote- kitae) destinadas a preparar al cuerpo para el combate. Los instrumentos son generalmente objetos pesados con los que se realizan diversos ejercicios. Su uso se distingue del uso de pesas en otras disciplinas (por ejemplo el fitness) en que están diseñados desarrollar la fuerza y el control de los movimientos de karate de una forma específica. También incluye prácticas y objetos de acondicionamiento de las partes del cuerpo destinadas a ser utilizadas como defensa o ataque (nudillos, antebrazos, pies, tibias, dedos, codos, etc.), mediante golpeo repetitivo para desarrollar dureza y/o insensibilidad por impacto tanto en huesos y tendones como en la piel, al mismo tiempo que se mejora la estructura corporal mediante una práctica progresiva (por lo descrito en las leyes de Wolff y Depeche sobre regeneración adaptativa de los tejidos sometidos a presión, antes de la etapa adulta). Aunque suele decirse que es con el fin de insensibilizar esas zonas y desarrollar callos, sólo algunas escuelas aún lo hacen con ese fin.

Algunos de los instrumentos utilizados en la práctica del Hojo Undo son: la tabla de golpeo, o Makiwara, Chishi o candado de piedra , Nigiri game o jarrón/es de boca ancha, Kakete iki, Kongoken o anillo de hierro, Ishisashi, Tan-Tou o vara de hierro, Jari-bako, Tetsu-geta o sandalias de plomo, Sashi-ishi, Makiage-kigu, Tetsuarei, Temochi-shiki makiwara, makiwara cilíndrico, entre otros.

Actualmente los objetos de Hojo Undo tradicional se complementan con elementos modernos para el acondicionamiento físico, como: los sacos de boxeo, los escudos de golpeo, las mancuernas, los discos, las barras, las máquinas de polea o resorte, etc.

La práctica del karate, como de cualquier arte marcial, enseñado de forma progresiva, y debidamente planificado, y valorado conlleva en los niños un sinfín de beneficios.

Los principales beneficios del entrenamiento en karate incluyen tanto la salud del cuerpo, como la de la mente junto a la obtención de una actitud consciente, reflexiva y respetuosa.

  1. Desarrolla la concentración, el auto control, y la confianza en uno mismo.
  2. Pone el cuerpo en forma y mejora la coordinación.
  3. Aumenta la fuerza, la rapidez y la flexibilidad.
  4. Enseña a respetar a los compañeros y a trabajar en equipo con humildad.

De forma resumida, los beneficios del entrenamiento en las artes marciales en los niños son:

  1. Si son bastante intranquilos se calmarán un poco, ya que aprenderán a canalizar su energía y también a respetar a los demás compañeros, por la disciplina que obtienen con la práctica del mismo.
  2. Ayuda a los niños y niñas a superar paso a paso la timidez que puedan tener, y a buscar el apoyo de sus compañeros para interactuar con ellos y ayudarse entre sí.
  3. Si se adaptan al modelo de kumite deportivo, aprenderán a superar sus miedos, y si participan en la modalidad de kata desarrollarán la mente y el cuerpo, superando el miedo a actuar en público.
  4. Respecto a la competición, se inculca inicialmente a los niños que es un juego, que la calidad de lo hecho debe que ser buena, y que no hay ni mejor ni peor; simplemente hay que disfrutar de lo que se hace y eso debe ser transmitido desde el «sensei» o instructor, hacia el niño desde que son pequeños. Esto les ayudará a desarrollar la humildad, la valía y el respeto por los demás en la competición.
  5. También se ayuda a llevar una vida sana, a adquirir buenos hábitos de vida, sobre todo si se participa en alta competición, ya que, aparte de entrenar, se debe cuidar mucho más la alimentación, y las horas de sueño.

Los niños y las niñas a los que les guste este arte marcial deben comenzar a practicarlo en la edad más temprana posible, o especialmente en la adolescencia, lo que les ayudará a concentrarse mejor a la hora de estudiar, mejorando la toma de decisiones, y a tener una buena disciplina en el colegio, respetando a sus compañeros, y superiores.

KARATE-DO

El karate-do “el camino de la mano vacía”.- kara («vacío»), te («mano»), do («camino», «filosofía de vida»)

Es un arte marcial tradicional de las islas Ryukyu pertenecientes hoy día a Japón, actualmente conocidas como la prefectura de Okinawa, basado en algunos estilos de las artes marciales chinas, y en menor medida en otras disciplinas provenientes del sureste asiático.

ORIGEN

Tiene su origen durante el siglo XVI en las técnicas marciales nativas de las islas Ryukyu, así como en algunos estilos de las artes marciales chinas y está influenciado en menor medida por otras disciplinas provenientes de otros países del sureste asiático como Tailandia, Filipinas e Indonesia.

En el siglo XX este estilo marcial fue influenciado en un principio por varios conceptos técnico- tácticos y filosóficos procedentes de algunas de las artes marciales japonesas modernas, como: el Kendo, el Judo y el Aikido.

CARACTERISTICAS

El karate-Do de hoy en día se caracteriza fundamentalmente por el empleo de golpes de puño, bloqueos, patadas y golpes de mano abierta, donde las diferentes técnicas reciben varios nombres, según la zona del cuerpo a defender o atacar.

En los golpes del karate-Do se unifican la fuerza, la rapidez, la respiración, el equilibrio, la tensión y la relajación al aplicar un correcto giro de cadera y una conexión o sinergia muy precisa de músculos y articulaciones, trasladando una gran parte del peso corporal y del centro de gravedad al impacto.

Generalmente, se busca derrotar al adversario mediante un impacto contundente, preciso y definitivo, buscando ser lo más eficaz posible. A ese concepto se le llama «Ikken hikatsu» o «un golpe, una muerte».

A este arte marcial se le puede referir como karate o kárate, y a la persona que lo practica se la llama karateka, karateca.

La práctica del Karate-Dō no se refiere tan sólo al desarrollo técnico y táctico, al acondicionamiento físico, al estudio de los katas y al combate real o deportivo. También debe ir de la mano del desarrollo vivencial de la parte humana y la parte espiritual, el crecimiento como personas y ciudadanos ejemplares que unidos por el bien común beneficien a la sociedad.

Para lograr esto, el Karate-Do posee principios y objetivos comunes para el crecimiento de sus alumnos: respeto, justicia, armonia y esfuerzo son los primordiales.

En el caso del Karate-Dō, la ética deriva de las filosofías del confucianismo y del budismo zen, aplicados al Karate-Dō. Estos principios fundamentales están basados en el código de los guerreros medievales japoneses o samurai, llamdo bushido.

En resumen, estos se podrían sintetizar como los siguientes:

  • La Cortesía: el respeto y las buenas maneras del comportamiento.
  • La Rectitud: ser capaz de tomar una decisión sin vacilar. Ser justo y objetivo en toda circunstancia.
  • El Coraje: afrontar el reto de tomar decisiones.
  • La Bondad: ser magnánimo, paciente y tolerante.
  • El Desprendimiento: actuar desinteresadamente, sin egoísmos y generosamente.
  • La Sinceridad: decir siempre la verdad, defender ésta, y ser fiel a la palabra dada.
  • El Honor: aprecio y defensa de la dignidad propia.
  • La Modestia: no ser soberbio ni vanidoso.
  • La Lealtad: no traicionar a nadie, ni a uno mismo. Ser fiel a las propias convicciones.
  • El Autodominio: tener control sobre los actos, emociones y palabras.
  • La Amistad: entregarse en un todo. Saber compartir y ayudar.
  • La Integridad: tratar a todos por igual, defender los principios, y ser fiel a los compromisos.
  • Generosidad: dar sin pedir nada a cambio.
  • Imparcialidad: emitir juicios de acuerdo con la verdad.
  • Paciencia: es tolerar lo intolerable.
  • Serenidad: control de los impulsos ante conflictos y dificultades.
  • Autoconfianza: creer en uno mismo.

FUNDAMENTOS FILOSOFICOS DEL KARATE-DO

Como en otras artes marciales modernas, en el karate se establece una diferencia entre la práctica meramente técnica y la de crecimiento interior del practicante, utilizando para ello la palabra «Dō» (camino, búsqueda espiritual) que en las tradiciones chinas y japonesas se utiliza para señalar a aquellas actividades que se practican con esa intención de crecimiento personal, en contraste con una práctica meramente técnica (jutsu).

El maestro Gichin Funakoshi, fundador del estilo Shotokan

Lo entendió como «el purgar de uno mismo los pensamientos egoístas y malos, porque solo con la mente despejada y consciente puede uno entenderse, así como el conocimiento que recibe». Karate ni senté nashi, que significa que en el karate no existe un primer ataque, entendiéndose que un practicante de Karate nunca debe albergar, mostrar una actitud arrogante y violenta, sino que al Karate-Dō se le debe considerar como un medio para la evolución personal continua a través de un tipo específico de acondicionamiento físico y la adquisición de habilidades.

Funakoshi, quien era un asiduo practicante de la filosofía del Confucionismo, creía que uno debe ser «interior y exteriormente, humilde». Sólo al comportarse con humildad se puede estar abierto a muchas opiniones respecto al karate. Esto permite escuchar y ser receptivo ante la crítica. A su juicio, la cortesía era de primordial importancia. Dijo que los practicantes de karate «nunca ser fácilmente arrastrados a una lucha». Se entiende que un golpe de un verdadero experto podría significar la muerte.

Existe una historia escrita por Funakoshi, que refleja el sentido del karate. Es una parábola acerca del Dō (camino) y un hombre insignificante:

Un karateka pregunta a su Sensei (o maestro que ha recorrido el camino): ¿Cuál es la diferencia entre un hombre del Dō y un hombre insignificante?

El Sensei respondió: «Cuando el hombre insignificante recibe el cinturón negro primer Dan, corre rápidamente a su casa gritando a todos el hecho. Después de recibir su segundo Dan, escala el techo de su casa, y lo grita a todos. Al obtener el tercer Dan, recorrerá la ciudad contándoselo a cuantas personas encuentre.»

El Sensei continuó: «Un hombre del «Do» que recibe su primer Dan, inclinará su cabeza en señal de gratitud; después de recibir su segundo Dan, inclinará su cabeza y sus hombros; y al llegar al tercer Dan, se inclinará hasta la cintura, y en la calle, caminará junto a la pared, para pasar desapercibido. Cuanto más grande sea la experiencia, habilidad y potencia, mayor será también su prudencia y humildad».

ESTILOS

Hoy en día ya son muchos los estilos de Karate-Do tanto de origen okinawense como japonés reconocidos por la Federación Mundial de Kárate o World Karate Federation (WKF), siendo estos: Shorin-Ryu, Goju-Ryu, Uechi-Ryu, Isshin-Ryu, Shorinji-Ryu, Ryuei-Ryu, Shito-ryu, Shotokan, Kushin Ryu, Wado-ryu, y Kyokushinkai.

Shorin-Ryu

Es un sistema de karate derivado del Shuri-te o estilo del palacio de Okinawa. Tiene sus bases en las técnicas y tácticas para las distancias media y larga heredadas de los pioneros del arte como: Kanga Sakukawa (To-de Sakukawa) y Sokon Matsumura.

Este estilo Shorin-ryu o Kobayashi Shorin-ryu es el único estilo de karate que preserva y enseña el programa completo de kobudo.

Goju-ryu

Desarrollado a partir del Naha-te o estilo del puerto de Naha. Su popularidad se debió principalmente al maestro Kanryo Higaonna, quien abrió un dojo basándose en ocho formas traídas de China.

En el karate Goju-ryu se pone mucho énfasis en el combate a media y corta distancia combinando técnicas de bloqueo circular suave con contraataques fuertes y rápidos ejecutados en una rápida sucesión, así como agarres y técnicas de inmovilización.

Uechi-ryu

Su origen está compuesto por un antiguo estilo de kung fu (paigonoon, o estilo del tigre y la grulla) que aprendieron en China y el Tode proveniente de la ciudad okinawense de Naha o Naha-te.

Este estilo de karate es uno de los tres estilos principales de la prefectura de Okinawa junto con el karate Goju-ryu y el karate Shorin-ryu.

El estilo,hace principal énfasis en movimientos circulares y fuertes, el uso de la distancia y corta, un gran acondicionamiento físico, así como técnicas de agarres, golpes de mano abierta y derribos.

Shito-ryu

Fundado Kenwa MAbuni, influenciado por varios, básicamente es un estilo mixto de karate-do.

El nombre Shito se deriva de la combinación de los caracteres japoneses de los nombres de los maestros de Mabuni: Anko Itosu y Kanryo Higaonna.

Las escuelas de Shito-ryu poseen un gran número de katas, tomadas de varios estilos como el Shorin-Ryu, Shorinji-Ryu, Isshin-Ryu y Goju-Ryu.

El estilo se caracteriza por un especial énfasis en la velocidad de ejecución de las técnicas y en la precisión de sus movimientos.

Shotokan

Registrado por Gichin Funakoshi, a este maestro se le considera el fundador del karate moderno, ya que fue el primero en dar a conocer el arte en la región de Honshu en el Japón.

Funakoshi nació en Okinawa. Comenzó a estudiar karate con el maestro Yasutsune Azato, uno de los mayores expertos de Okinawa en este arte, y posteriormente con el maestro Anko Itosu. Introdujo de manera pública por primera vez el Karate en Tokio.

A los 70 años, abrió su propia sala de entrenamiento. El dojo fue nombrado por sus primeros alumnos, y se llamó Shotokan. El Shotokan actual tiene características muy específicas que se deben a las innovaciones incluidas por sus alumnos incluyendo a su hijo Yoshitaka, y a su alumno el maestro Masatoshi Nakayama.

Innovaciones que, aunque Funakoshi no siempre las compartía, las permitió en pos de hacer del karate más que un método de defensa personal, hacia un método formativo del individuo. Este estilo se caracteriza por el uso asiduo de las posiciones bajas, amplias y fuertes y el trabajo de la cadera, los bloqueos en ángulo, la preferencia por la distancia larga, la rotación de la cadera tanto en el ataque como en la defensa, y el uso de la sinergia muscular para generar la potencia, tanto en las técnicas de ataque con puño y mano abierta, como en las técnicas de defensa; asimismo posee: algunos lanzamientos y varios barridos similares al Judo, basados en varias técnicas de lucha provenientes de la lucha típica de Okinawa.

Wadō-ryū

Fundado por Hironori Otsuka, es un sistema de karate desarrollado a partir del kobayashi Shorin Ryu, junto con varios elementos tácticos (desplazamientos) y técnicos (luxaciones, lanzamientos y estrangulaciones) derivados del jiu-jitsu japonés.

El Wado-ryu pone un fuerte énfasis en la suavidad, la absorción, sin olvidar la aplicación precisa de la fuerza. También incluye la disciplina espiritual, llevando al practicante a armonizarse con su entorno, siendo esto lo que significa «Wado Ryu»: «camino de la armonía».

Además de estos estilos base, existen infinidad de variantes y combinaciones de ellos. Algunos son originarios de Okinawa, otros surgieron de la fusión de otros estilos o por divisiones internas de los anteriores, incluyendo elementos de otras artes marciales, como el Gensei Ryu.

GENSEI RYU

Genseiryū Es un estilo de kárate con raíces en Shuri-te, uno del tres estilos originales de karate practicado en Okinawa Japón.

Fue desarrollado por Seiken Shukumine (1925–2001) quién combinó técnicas clásicas con sus propias innovaciones, desarrollando así las características especiales de Genseiryū.

El nombre Genseiryū fue utilizado por primera vez en 1953. En japonés el nombre consta de tres caracteres diferentes (kanji):

El primero es gen que significa ‘misterio’, oculto’, y ‘universo’ pero también ‘una verdad sutil y profunda’.

El segundo es sei que se traduce como ‘control’, ‘sistema’, ‘ley’ o ‘regla’ pero también como ‘creando una forma.’

El último es ryū que se traduce simplemente como ‘estilo’, ‘escuela’ o ‘corriente’.

La combinación de gensei podría traducirse como ‘controlar el universo’, pero los miembros de este estilo suelen interpretarlo como ‘perseguir el origen de la verdad y expresarlo a través de la forma’, tanto física como espiritualmente.

HISTORIA DEL GENSEI RYU

Genseiryū tiene sus raíces en un antiguo estilo de kárate llamado Shuri-te. Algunas fuentes sitúan Tomari-te como la raíz, pero las diferencias son mínimas ya que ambos estilos contribuyeron al desarrollo de Shorin-ryu.

Entre los años 1920 y los 30 había tres estilos de kárate mayoritarios en Okinawa. Todos ellos nombrados a partir de las ciudades donde fueron desarrollados: Naha, Tomari y Shuri. Estos tres estilos (Naha-Te, Tomari-Te y Shuri-Te) son conocidos generalmente como Kárate de Okinawa.

En 1964 Shukumine publicó su libro Shin Karatedō Kyōhan en qué describe los principios de Ko-ryu Kárate-do.

Algunos katas en el libro SON:

  • Ten-i no Kata
  • Chi-i no Kata
  • Jin-i no Kata
  • Sansai
  • Koryū Naifanchi
  • Koryū Bassai
  • Koryū Kusanku

En este libro se menciona el nombre Genseiryū en algunas ocasiones. Los contenidos del libro son referidos como koryu, ‘tradición vieja’ o ‘escuela vieja’ de kárate.

A partir de la década de los 60 el estilo Genseiryu empieza a extenderse fuera de Japón a países como EE.UU., España, Finlandia, Holanda, Dinamarca, Australia, Brasil, India, etc.

CARACTERISTICAS DEL GENSEI RYU

Shukumine era también conocido como filósofo y durante la guerra aprendió que hacer algo inesperado es el secreto de la victoria, ya fuera en una guerra entre dos naciones o en un simple enfrentamiento personal.

La filosofía básica de Genseiryū persigue esta idea de hacer lo inesperado.

Shukumine medió sobre cómo aplicar esta idea no sólo a la vida diaria sino también al Karate Genseiryū y sus kata.

Creó la teoría básica de «Sen, Un, Hen, Nen y Ten.» Estos son los principios básicos que hacen de Genseiryū un estilo de kárate tridimensional:

  • Sen (torbellino): Movimiento circular vertical del eje de cuerpo (rotating, torneado)
  • Un (Olas): movimiento elegante arriba y abajo hacia el adelante y hacia atrás
  • Hen (nubes): movimiento de caída hacia adelante y atrás, derecha e izquierda por voluntad propia
  • Nen (remolino): técnicas de torcimiento de manos y brazos, principalmente ejecutadas en el sitio
  • Ten (luminoso): técnica en una situación inesperada creada mediante giros inesperados ya sea hacia los dados, hacia delante o hacia atrás.

En España, el estilo fue introducido por el Maestro Hiromichi Kohata en el 1970, comienza a impartir clases en Asturias (es el pionero del karate en nuestra región).

Este deporte permite la iniciación a cualquier edad, con sistemas de perfeccionamiento y entrenamiento graduales y progresivos.

El kárate, es garantía de una forma física adecuada a cualquier edad, (niños, padres,…y abuelos), a cualquier edad pueden seguir su propio ritmo de entrenamiento.

La práctica del kárate se ha revelado como una valiosa ayuda a la formación integral, ya que fomenta el desarrollo de cualidades como la Autodisciplina o la concentración.

Favorece el desarrollo psicomotriz con gran diferencia sobre otros deportes. Por ello está especialmente indicado para la potenciación de la coordinación de la bilateralidad.

El kárate es de los pocos deportes en los que utilizaras armónica y equilibradamente todas las partes de tu cuerpo.

Se puede practicar desde una edad temprana y seguro que es apropiado, sea cual sea el temperamento y carácter.

Cuando lo empieces a practicar, comprobaras que no es un deporte agresivo.

El kárate es una disciplina deportiva idónea para hombres y mujeres. Las clases y entrenamientos son mixtos.

Las mujeres, tienen una elasticidad corporal innata que pueden potenciar, la modalidad de kata tiene gran belleza y atractivo.

No podemos olvidarnos de destacar que el kárate supone una serie de técnicas de defensa personal, que proporcionan “seguridad en ti misma”.

Las karatekas españolas se encuentran entre las mejores competidoras del mundo.

Está demostrado que el kárate es uno de los deportes con menor índice de lesiones. El correcto desarrollo de su aprendizaje, junto con el conocimiento del propio cuerpo y profundo respeto por el contrario, minimizan los riesgos en mayor grado que otros deportes.

El kárate no es un deporte violento, en contra de algunos estereotipos difundidos.

Desde las primeras clases, se transmitirá un profundo respeto por los demás, esto hace que el aprendizaje se soporte en un estricto control físico y mental.

En competición, la ritualización de la cortesía se traduce en estrictos sistemas de arbitraje que penalizan cualquier intencionalidad de agresión. Todo un ejemplo para el mundo del deporte en general.

El kárate promueve entre sus practicantes el desarrollo de beneficios a nivel físico y psicológico.

Con respecto al físico, proporcionará velocidad, coordinación, elasticidad, fuerza y potencia. Todo ello ayuda a conseguir y mantener una buena forma física general y un buen desarrollo psicomotriz.

En el plano psicológico, favorece tu concentración, tu confianza, tu seguridad y auto-estima, siendo muy importantes los valores de respeto a los demás.

Por todo ello, aporta factores positivos a la formación de los niños y la potenciación de todas las ventajas en los adultos.

¿QUIERES PARTICIPAR? ANÍMATE E INSCRÍBITE EN EL EQUIPO DE TU DEPORTE FAVORITO
Indica el deporte en el que quieres defender los colores del CAO formando parte de su equipo.
Cumplimentar solo cuando el deportista sea menor de edad.
Cumplimentar solo cuando el deportista sea menor de edad.
Indique su número de socio.
Formato dd/mm/aaaa
Le responderemos a la dirección que se indique en este campo.
Indíquenos los pormenores de su duda o pregunta.
El Centro Asturiano de Oviedo participa con sus equipos y agrupaciones en todo tipo de competiciones, conciertos y actividades culturales que pueden desarrollarse fuera de la ciudad de las instalaciones propias. Ello supone realizar desplazamientos donde no irá acompañado de sus padres o tutores. La autorización mantendrá su vigencia en tanto en cuanto no sea revocada por los padres, tutores o representantes legales del menor y, en todo caso, dejará de producir efectos cuando el menor alcance su mayoría de edad. Cualquier modificación de las circunstancias personales del menor, deberá ser notificada por escrito mediante correo electrónico a info@caoviedo.es para ser incluida en la documentación correspondiente al menor. Legitimación: el interés legítimo del Responsable del tratamiento y el consentimiento del interesado quien voluntariamente se incorpora a estos equipos. Destinatarios: Federaciones deportivas, Mutua o aseguradora para la práctica deportiva, teniendo presente la difusión pública de estas actividades. Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos como se indica en la información adicional.