Centro Asturiano de Oviedo

Duatlón Villa marinera de Luanco, la cróncia de Joaquín

Joaquín nos ha escrito una fantástica crónica de cómo vivió su primer duatlón como parte del CAO Triatlón.

Ayer domingo, con una semana de retraso a causa de las malas condiciones meteorológicas del anterior fin de semana, se disputaba el V Duatlón Villa Marinera de Luanco, que daba el pistoletazo de salida a la temporada 2016.

Personalmente tenía muchas ganas de la prueba, hace poco más de dos años debuté en este deporte en el III duatlón de Luanco y creo que siempre le voy a tener un cariño especial. Además era mi primera competición compartiendo equipo con mis amigos del Centro Asturiano de Oviedo, lo que daba mayor aliciente si cabe al domingo.

duatlón_1Un domingo que, tras el primaveral sábado, se presumía soleado y caluroso, pero no fue así. 10ºC y con  una fina lluvia antes de la prueba que ponía peligroso el sector bici. No obstante, la lluvia y el frío no iban a poder con las ganas de los 147 deportistas (139 categoría masculina y 8 categoría femenina) presentes.

Con muchas caras conocidas, algunas nuevas y unos minutos de retraso, daba comienzo la carrera. Mismo recorrido que el año pasado por lo que sabíamos que esperaban 5.6km de subidas y bajadas divididos en cuatro vueltas. Opté por mantener bajas las pulsaciones y dejar “gasolina” para la bici, donde sufrí mucho en 2015.

Una de las características de este duatlón es la cantidad de momentos en los que te cruzas con el resto de participantes. Momentos en los que puedes ver que Bayón está a otro nivel en la carrera a pie pero que, pese a eso, nuestros compañeros David y Diego le seguían a un ritmo impresionante.

Tras esta primera parte de la prueba realizamos la transición y nos subimos a la bicicleta. Unos primeros metros en solitario hasta que me alcanzaron Murias y un chaval que no conocía, Chema, con el que hice buenas migas en esos 20km. Los tres nos entendimos muy bien y conseguimos dar caza a varios deportistas, hasta formar, justo antes de empezar la última vuelta, un grupito de seis.

El asfalto mojado hizo que, en el giro de esa última vuelta, Rober, amigo mío que también debutaba con el CAO, sufriese una pequeña caída, por suerte sin consecuencias… el grupo se reducía a 5.

Esa última vuelta más de lo mismo, mucha ayuda de Murias y Chema, sin cuyas ruedas no podría haber mejorado el tiempo del año pasado, y yo intentando tirar en algunas partes del circuito para poner mi granito de arena. El esfuerzo de los tres hizo que dejásemos atrás al resto y que llegásemos a la transición con unos segundos que ya no nos recuperarían.

20160222103141

Los últimos 2.5km (estos si estaban medidos a la perfección) fueron de sufrimiento y disfrute. Ya no tenía sentido conservar energías e intenté ganar un par de posiciones… y tras 1 hora 13 minutos y 50 segundos… otro duatlón realizado.

Hoy me ha tocado a mí, por ser nuevo, el privilegio de escribir esta crónica. No obstante, quienes más se merecen el reconocimiento hoy son David, Diego y Carlos, que han hecho un poquito más grande al CAO Triatlón consiguiendo subirse al pódium por equipos. SON MUY GRANDES!!

Deja un comentario